El supremacista blanco Richard Spencer pone al centro de Florida en estado de emergencia: así se llegó a esta situación

Noticias Populares

Cámara encontrada en baño de mujeres en una oficina en Delaware

NEWARK, Del. (AP) - Las autoridades dicen que se encontró una cámara escondida dentro de un baño...

Así será el drama que veremos en las audiencias públicas para el 'impeachment' de Trump

La guerra entre los demócratas del Congreso y el presidente Trump se verá en vivo y directo a...

Día clave para DACA: Corte Suprema escucha argumentos para decidir el futuro del programa

Este martes la Corte Suprema de Justicia escuchará a defensores y detractores de la Acción...

Phoca Facebook Comments

Share on Myspace
Facebook Application ID is empty

El supremacista blanco Richard Spencer pone al centro de Florida en estado de emergencia: así se llegó a esta situación

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

A pocas horas de su visita a la Universidad de Florida, reina la tensión en la ciudad de Gainesville. El rector del centro de estudios pidió a sus alumnos que no asistieran a escucharlo, al tiempo que les dijo que no permanecieran en silencio frente al discurso de odio del invitado. Ya hay contraprotestas planificadas y miles de personas han confirmado su asistencia.

El gobernador de Florida, Rick Scott, ha declarado el estado de emergencia y no precisamente por la llegada de un huracán, sino por la inminente visita a la Universidad de Florida (UF) de Richard Spencer, líder supremacista blanco y uno de los representantes más visibles del movimiento de extrema derecha. Spencer, quien reivindica el nacionalismo blanco, se ha empeñado en dar un discurso en una universidad donde hay estudiantes de 127 países y 40% de su población no es blanca.

El temor alrededor de su figura parte del hecho de que Spencer ya fue uno de los protagonistas de las protestas en la ciudad de Charlottesville, Virginia, donde una joven mujer murió arrollada por un supremacista que participaba en una marcha para manifestarse en contra del posible retiro de un monumento del general confederado Robert Lee en esa localidad.

Precisamente lo que temen las autoridades es que se produzca un enfrentamiento entre los partidarios de Spencer y quienes critican su radicalismo, esta vez en el centro de Florida.

El pasado 11 de agosto en Charlottesvile, Spencer lideró la vigilia de antorchas de grupos nacionalistas blancos en la Universidad de Virginia, lo que desató la violencia en el campus. Un día después de la protesta, uno de los radicales congregados en la ciudad, atropelló a un grupo de manifestantes. Heather Heyer murió por los golpes mortales que recibió al ser arrollada y otras 19 personas resultaron heridas.

Esta vez y ante la posibilidad de que la universidad floridana fuera demandada por no permitirle a Spencer ejercer su derecho a libertad de expresión, el centro de estudios no le quedó otra opción que dejarlo hablar.

Tensión

El discurso del supremacista en la UF está pautado para las 2:30 de la tarde de este jueves en el Phillips Center. A la misma hora y en el mismo lugar, otro grupo convocó una protesta con el lema “No nazis at UF” para enfrentar el discurso de Spencer, quien pagó 10,000 dólares para rentar el lugar. Cerca de 3,000 personas ya han confirmado que irán a esa protesta.

La Universidad de Florida y el estado han planeado un enorme operativo con fuerzas de varios cuerpos de seguridad estadales y federales, anticipándose a los miles de manifestantes que asistirán. Autoridades de la propia universidad señalaron que el costo de estas medidas para la universidad asciende a 500,000 dólares, lo que equivale a la matrícula anual de 78 estudiantes de pregrado.

El discurso de Spencer atrae a grupos como el Ku Klux Klan y los neonazis. Mitch Emerson, un activista que está liderando la contraprotesta del jueves, se pregunta si el “discurso de odio” de Spencer sería admitido si se tratara de otro grupo radical.

“Quisiera saber si UF y el gobierno de Florida pasarían por todas estas complicaciones para permitir que otro grupo de odio o terrorismo pudiera hablar en un sitio, ¿o acaso se lo permiten porque fomenta la supremacía blanca?”, dijo en una publicación de su Facebook.

Esta nueva generación que defiende ideas racistas, misóginas, antisemitas y antiinmigración, se ha valido del poder de Internet para difundir sus mensajes e ideas. Pero ahora el movimiento Alt-right, un eufemismo para referirse a grupos de extrema derecha, y que agrupa varias organizaciones entre las que está el National Policy Institute, que preside Spencer, ha mostrado su intención de llevar sus mensajes también a las universidades.

La gira nacional del supremacista ya ha pasado por Alabama, Texas, Virginia y California, aunque las instituciones no hayan estado de acuerdo con su mensaje. La Universidad de Auburn, la última en tratar de negar la presencia de Spencer por preocupaciones de seguridad, terminó siendo forzada a recibirlo y además pagarle 30,000 dólares.

El turno de Florida

La solicitud inicial de Spencer de hablar en UF fue denegada, pero la universidad cedió bajo la amenaza de una acción legal y permitió que Spencer alquilara el Centro Phillips de 2:30 a 4:30 este jueves. En un comunicado personal, el rector de la universidad, W. Kent Fuchs, aclaró que nadie de la universidad invitó a Spencer, y que tampoco están patrocinando el evento, pero defienden el derecho de todo aquel que quiera expresar sus ideas.

Además dijo que están obligados “por ley” a permitir la visita del supremacista.

Fuchs cataloga a Spencer como uno de los personajes que buscan “publicidad con sus discursos de odio y racismo, incitando a las protestas que llevan a la violencia". De manera clara, también indicó que "no compartimos los valores de este individuo. En esta universidad, por el contrario, fomentamos la igualdad, y nunca el odio”.

La gira nacional del supremacista ya ha pasado por Alabama, Texas, Virginia y California, aunque las instituciones no hayan estado de acuerdo con su mensaje. La Universidad de Auburn, la última en tratar de negar la presencia de Spencer por preocupaciones de seguridad, terminó siendo forzada a recibirlo y además pagarle 30,000 dólares.

En la contramarcha hubo mensajes de rechazo a los nazis y a cualquier fo...

 

 

 

 


 
 
 

Escríbenos

Escríbenos tu opinión es muy importante