Una segunda condena contra Manafort hará que pase más de 7 años en prisión por conspiración y fraude

Noticias Populares

La Policia del Estado de Delaware pide la ayuda del público para localizar a un hombre que escapo en Selbyville

Selbyville, DE- La Policía del Estado de Delaware busca la ayuda del público para localizar a...

Trump ordena que quienes patrocinen a inmigrantes reembolsen al gobierno si estos usan fondos públicos

La ley actual señala que "el patrocinador, sea un residente legal permanente o un ciudadano, que...

Joven de 16 años acusado de asesinato en Berlín, investigación en curso.

BERLÍN, Md.– Las agencias de policía del condado de Worcester están investigando el asesinato de...

Phoca Facebook Comments

Share on Myspace
Facebook Application ID is empty

Una segunda condena contra Manafort hará que pase más de 7 años en prisión por conspiración y fraude

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

La jueza Amy Berman Jackson del Distrito de Columbia lo condenó a 60 meses por un delito y 13 por otro, de los que deberá cumplir 43 de corrido. Manafort, de 69 años, fue condenado a 47 meses la pasada semana. Además, Nueva York lo acusó este miércoles de 16 delitos y, si es condenado por ellos, Trump no podrá otorgarle un perdón presidencial ya que son cargos estatales.

Paul Manafort, el exjefe de la campaña presidencial de Donald Trump, fue sentenciado este miércoles a 43 meses adicionales de prisión en la corte del Distrito de Columbia por cargos vinculados a su labor haciendo lobbying para un país extranjero en EEUU sin haberse registrado para ello.

La condena de la jueza de distrito Amy Berman Jackson se añade a la dictada la semana pasada en la corte de Alexandria, Virginia. Por ambas sentencias, Manafort pasará en total siete años y medio en prisión.

La jueza condenó a Manafort a 60 meses de prisión por un primer delito, de los que 30 se cumplirán de manera consecutiva con la sentencia de Virginia. Por un segundo delito, Jackson le impuso 13 meses, que se suman a su anterior condena. De esta manera, pese a que recibió 73 meses de prisión, realmente 43 son los que se suman a los 47 que ya había recibido.

El máximo para la condena en Washington, D.C., era de hasta 10 años de prisión.

Antes de emitir su sentencia, Jackson indicó que " ningúna conspiración, colusión... se ha presentado en este caso (...) Por lo tanto, no se ha resuelto en este caso".

El presidente Trump dijo el miércoles después de la sentencia, durante una rueda de prensa no relacionada, que "se sentía mal por Manafort" desde "un punto de vista humano".

"No ha sido sincero"

La jueza subrayó que "es difícil dejar de recalcar la cantidad de mentiras, la cantidad de fraude y la extraordinaria cantidad de dinero involucrada" y puso de relieve que sus actos criminales no eran para mantener a su familia, sino para vivir un estilo de vida lujoso, incluyendo la compra de "más trajes de los que un hombre puede usar".

Desde la silla de ruedas en la que se presentó, el exjefe de campaña de Trump leyó un comunicado pidiendo compasión y le solicitó a la jueza que le permitiera permanecer junto a su esposa. De manera pública por primera vez Manafort dijo: "Siento lo que he hecho".

"Déjeme ser claro. Acepto mi responsabilidad por los hechos que me han traído aquí hoy. Aunque no puedo deshacer el pasado, le aseguro que en el futuro voy a ser muy diferente". Añadió además que estaba disgustado consigo mismo por "esos errores personales" y añadió que el tiempo que ha pasado en la cárcel le ha ayudado a reflexionar.

"Mi comportamiento en el futuro va a ser muy diferente. Ya he empezado a cambiar", subrayó.

Sin embargo, la jueza le recriminó que no "había sido sincero" con ella. Es más, Jackson fue clara al afirmar que "decir 'lo siento, me descubrieron' no es una súplica que inspire a la indulgencia".

Por su parte, el fiscal Andrew Weissman sostuvo que los crímenes cometidos por Manafort "afectan al corazón del sistema de justicia de Estados Unidos". Weissman acabó su intervención recordando que el exjefe de campaña de Trump "tuvo que elegir y eligió representar a gobiernos extranjeros".

Más cargos

Pocos minutos después de conocerse la decisión de la jueza, Manafort fue acusado en Nueva York de 16 cargos estatales, entre ellos fraude hipotecario y conspiración, según anunciaron las autoridades.

De esta manera, aunque el presidente Trump decidiera otorgarle un perdón por sus delitos federales, no podría anular la posible sentencia de Nueva York ya que no tiene autoridad sobre casos estatales.

Cabildeo ilegal

Manafort, de 69 años, se había declarado culpable de cargos en la corte de Washington, D.C., relacionados al lobbying, o cabildeo, ilegal. Luego de eso, Manafort llegó a un acuerdo para colaborar con las autoridades a cambio de una condena más benevolente, pero los fiscales aseguran que él no cumplió con los términos porque dio información falsa a los investigadores.

En 2018, el fiscal especial Robert Mueller presentó además dos cargos más por intentos de manipulación de los testigos luego de que Manafort y un socio ruso presuntamente se pusieron en contacto con testigos y los instaron a contar una historia falsa.

Todos los delitos cometidos por Manafort fueron hallados en el marco de la pesquisa de Mueller, quien investiga la intromisión rusa en las elecciones presidenciales de 2016 y posible coordinación con la campaña de Trump.

Dos juicios, dos jueces

Se esperaba que la jueza Berman Jackson, señalada como una magistrada con vasta experiencia como abogada y jueza en casos de corrupción política, fuera mucho más severa que Ellis en su condena. La única duda que quedaba era si ella indicaría sumar esa condena o le permitiría cumplirla simultaneamente con la otra.

El 7 de marzo, Manafort recibió una sentencia de 47 meses de prisión dictada por el juez T.S. Ellis, de Virginia, por otros ocho cargos por delitos de fraude bancario y fiscal, muchos de ellos relacionados a enormes sumas de dinero recibidas por su trabajo para un partido político proruso de Ucrania.

Esa sentencia llamó la atención de muchos analistas por considerarla poco severa. Mientras los fiscales habían recomendado una sentencia de entre 19 años y medio y 24 años, Ellis indicó que por delitos similares, otros acusados habían recibido sentencias parecidas a la que él anunció.

El juez Ellis, quien fue nombrado en 1987 por el expresidente republicano Ronald Reagan, había señalado a la oficina de Mueller de imponer cargos de fraude fiscal contra Manafort para presionarlo para que cooperara con la investigación central que es la intromisión rusa y posible colusión con la campaña republicana.

Por el contrario, la jueza Berman Jackson, designada por el expresidente Barack Obama en 2011, fue quien ordenó que Manafort esperara su juicio en la cárcel luego de que el fiscal especial Mueller lo acusara de intento de manipular testigos.

Berman Jackson también trabaja en el caso contra el asesor de Trump, Roger Stone, acusado de mentir sobre el hackeo de correos electrónicos del Partido Demócrata en plena campaña presidencial.

Delitos y perdón

La oficina de Mueller desdobló el enorme caso contra Manafort en dos, por eso ha tenido dos sentencias por separado. En la corte de Washington, D.C., Manafort fue acusado por actuar como cabildero para Ucrania sin registrarse como tal.

La acusación dice que "sirvió durante años como un consultor político y cabildero" y que entre al menos 2006 y 2015, actuó como un agente no registrado de un gobierno extranjero y de partidos políticos extranjeros. Así, Manafort estaba trabajando para el polémico exmandatario ucraniano Viktor Yanukovych y un partido político prorruso sin declararlo como exige la ley de EEUU.

En la corte de Virginia, la oficina del fiscal especial presentó 16 cargos aunque finalmente fue hallado culpable de ocho de ellos en agosto de 2018. Entre los delitos están declaraciones falsas al impuesto sobre la renta; no reportar activos bancarios o financieros extranjeros; fraude bancario y conspiración de fraude bancario, todos delitos cometidos entre 2008 y 2017.

La acusación dice que Manafort creó una red de compañías offshore para ocultar millones de dólares obtenidos de su trabajo para Yanukovych y tras la salida abrupta del poder del líder ucraniano, 'abultó' sus ganacias frente a los bancos para obtener préstamos, pero declaraba menos ganancias para evitar impuestos.

En medio de este entuerto legal de Manafort, resuena la posibilidad de un indulto presidencial, algo señalado por analistas como un movimiento polémico más allá de que Trump tiene la potestad de perdonar penas a personas en casos de crímenes federales. Trump no lo ha descartado mientras que su abogado, Rudolph Giuliani, ha deslizado que es una posibilidad.

Si bien el perdón presidencial es decisión del mandatario, la discusión sobre cuán ético sería o si el indulto fue ofrecido de forma inadecuada a Manafort para evitar que comparta información perjudicial para Trump con los investigadores podría esgrimir nuevas dudas o alimentar investigaciones de obstrucción a la justicia.

 

 

 

 

 

______________

Fuente: Univision