Sanders gana New Hampshire, pero no se aclara la carrera demócrata por la nominación presidencial

Noticias Populares

Inteligencia de EEUU: Rusia busca de nuevo ayudar a Trump a ganar las elecciones en noviembre

Fuentes de inteligencia citadas por CNN y The New York Times indican que pese a que el objetivo...

Dos arrestados por tráfico de cocaína y marihuana en Kent y Sussex

La policía estatal de Delaware arrestó y acusó a dos hombres por traficar grandes cantidades de...

Policía investiga accidente mortal de un peaton en Lewes

LEWES, Del.- Los policías del estado de Delaware están investigando después de que un peatón fue...

Phoca Facebook Comments

Share on Myspace
Facebook Application ID is empty

Sanders gana New Hampshire, pero no se aclara la carrera demócrata por la nominación presidencial

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

Bernie Sanders se llevó por segunda vez la primaria del estado, aunque la llegada en segundo lugar de Pete Buttigieg y el sorpresivo tercer lugar de Amy Klobuchar presagian una dura competencia entre varios candidatos.

Las primarias de New Hampshire del martes dejaron como ganador a Bernie Sanders, quien se impuso por segunda vez en cuatro años en el estado del norte-este, vecino de Vermont, la región que él representa en el Senado.

Esa vecindad le da a Sanders la ventaja del candidato local, aunque esta vez su victoria no fue tan contundente como la que logró en las primarias de 2016 frente a Hillary Clinton, cuando le sacó una ventaja de 20 puntos a la que finalmente sería la nominada demócrata.

"No tengo duda de que derrotaremos a Donald Trump", dijo Sanders casi a la medianoche, cuando varios medios habían sancionado tu victoria en las primarias.

Pete Buttigieg llegó en cercano segundo lugar y, la gran sorpresa de la noche, la senadora Amy Klobuchar, en una no muy distante tercera posición. Elizabeth Warren llegó de cuarta y relegado al quinto lugar quedó el exvicepresidente Joe Biden, quien, quizá presagiando un mal resultado se fue del estado antes incluso de que cerraran los centros de votación rumbo a Carolina del Sur.


Es una situación muy diferente a la que se vivió una semana antes en los caucus de Iowa, del que todavía no hay un ganador oficialmente declarado entre Sanders y Buttigieg, pero igualmente genera complicaciones en la definición del candidato del Partido Demócrata que tratará de desalojar al presidente Donald Trump de la Casa Blanca en las elecciones de noviembre.

Aunque New Hampshire significó el final para dos candidatos, uno muy mediático y conocido, Andrew Yang, el otro menos famoso, el senador Michael Bennet, todavía se trata de un campo superpoblado con al menos seis aspirantes (de los diez que restan) dispuestos a mantenerse en la competencia el tiempo que haga falta o que se lo permitan sus finanzas.

Enfocados en el Súper Martes

Todo indica que al menos hasta el Súper Martes del 3 de marzo, los primeros seis candidatos en la contienda seguirán en sus esfuerzos por lograr la nominación presidencial demócrata, algo que puede terminar beneficiando a Trump en su búsqueda de la reelección

“Acabamos de oír a los dos primeros de los 50 estados. No la mitad de la nación. No un cuarto de la nación. No el 10 por ciento. Dos. De donde yo vengo eso es la campanada inicial”, dijo Biden en un evento en Columbia, Carolina del Sur.

Biden, quien dejó temprano New Hampshire para empezar a hacer campaña en el estado sureño, recordó que ni en Iowa ni en New Hampshire se había escuchado la voz de las minorías negra e hispana.

Y recordó que el proceso de primarias apenas ha comenzado. Aunque el impulso que logran los candidatos en las primeras elecciones suele definir la marcha del resto de la campaña, elevando opciones que no eran tan claras y hundiendo aquellos que partieron como favoritos para quedarse con la candidatura.


También la senadora Elizabeth Warren dio a entender que peleará la nominación hasta lo máximo.

La noche del martes, Warren reconoció que era la noche de Sanders y Buttigieg, y aunque aseguró a sus seguidores que se mantendría luchando por la nominación, ofreció declaraciones que parecen indicar que puede estar recalibrando sus oportunidades de lograr la candidatura demócrata.

“Tengo un mensaje para nuestro partido y para esta nación: nuestra mejor oportunidad de derrotar a Donald Trump es con un candidato que pueda hacer el trabajo, y me refiero al trabajo duro y disciplinado”, dijo Warren, en un mensaje en el que abogó por la unidad del partido.

Por ahora la unidad del partido podrá sufrir algunos embates en las semanas que vienen, en la medida que los favoritos originales (Biden y Sanders) empiezan a sentir el acoso de figuras emergentes (Buttigieg y Klobuchar) y el de Warren, que tiene un fuerte arrastre entre los demócratas.

Pelea entre seis

Todo indica que las campañas que sientan con posibilidades de triunfo -y que tengan los fondos suficientes para seguir financiando el esfuerzo- se mantendrán activas hasta el 3 de marzo, cuando se realice el Súper martes y se repartan 1,357 de los 3,979 delegados que irán a la Convención Nacional Demócrata.

Para esa fecha, los cinco principales aspirantes democratas (Sanders, Buttigieg, Klobuchar, Warren y Biden) se las verán con el exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg, quien con un intenso bombardeo en publicidad ha centrado su estrategia de campaña en los estados de ese día, entre los que destacan California, Texas y Virginia.

Gracias a su bombardeo mediático Bloomberg se ha colocado entre los primeros cuatro lugares en algunas encuestas. Y aunque no estaba inscrito como opción en Iowa o New Hampshire se quedó con algunos votos en esos estados, demostración de que su nombre tiene reconocimiento.

Bloomberg tiene lo que le falta a los demás candidatos: arcas llenas. Por lo general, los aspirantes desisten de seguir sus campañas no porque se cansen o hayan perdido la fe en ellos mismos, sino porque se quedan sin dinero y sin perspectivas de nuevas donaciones. Más allá de un criterio económico racional de no gastar dinero en causas perdidas, el exalcalde de Nueva York cuenta con lo necesario para seguir dando la batalla hasta el final, si considera que tiene opción de triunfo.

En el proceso, la tardanza en definir al candidato demócrata puede terminar beneficiando al presidente Trump. El mandatario está en campaña desde el mismo momento en que llegó a la Casa Blanca (inscribió su comité de campaña al mismo tiempo que firmaba las primeras órdenes ejecutivas de su gestión).

Mientras más tiempo tome a los demócratas definir un contrincante, más tiempo será el que el presidente siga cabalgando solo en campaña.

 

 

 

______________

Fuente: Univision