Highlights

El bombardeo de un hospital en Ucrania aumenta la presión sobre EE.UU. y sus aliados para hacer más para frenar a Rusia

today03/10/2022 11

Background
share close

La presión sobre la administración de Biden y sus aliados europeos para que justifiquen si están haciendo lo suficiente para detener las atrocidades que se están infligiendo al pueblo ucraniano está creciendo después que el miércoles surgieran nuevas imágenes horribles del presunto bombardeo ruso de un hospital de maternidad e infantil en Mariupol.

Las fotografías de mujeres embarazadas que salían del hospital devastado por la bomba con ropa manchada de sangre eran el tipo de imágenes que seguramente sacudirían la conciencia de personas de todo el mundo al ver a sus propios líderes tratar de responder a la campaña cada vez más amplia del presidente ruso Vladimir Putin, que está provocando cada vez más víctimas civiles.

Bombardeo a hospital

Las imágenes de las habitaciones del hospital de Mariupol, con sus cambiadores de color rosa llenos de vidrio y escombros de las ventanas rotas, subrayaron la brutalidad sin sentido de la invasión. Al menos 17 personas resultaron heridas, según información preliminar de la policía en la región de Donetsk, y el presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, quien calificó el atentado como «prueba de genocidio», dijo que las autoridades continúan revisando los escombros en busca de víctimas.

El incidente creó el miércoles una sorprendente pantalla dividida con la postura defensiva de los funcionarios estadounidenses, que intentaron resaltar todas las medidas que han tomado para tratar de frenar el ataque ruso mientras trazan una nueva línea roja al anunciar que no podrían ayudar a Polonia con su oferta para transferir aviones de combate de la era soviética a Ucrania. Argumentaron que la perspectiva de trasladar potencialmente los aviones a Ucrania a través de una base de la Fuerza Aérea de EE.UU. en Alemania conllevaba un riesgo demasiado grande de escalar el conflicto.

Pero el análisis clínico de las evaluaciones de riesgo desde los podios de las salas de reuniones a menudo no ha tenido el mismo peso emocional que los llamados crudos de Zelensky para una mayor asistencia para proteger a los civiles vulnerables de su país. El ataque al sitio del hospital en la ciudad rodeada de Mariupol se produjo a pesar del acuerdo de Rusia de una pausa de 12 horas en las hostilidades que tenía como objetivo ayudar a los refugiados a evacuar ciertos pueblos y ciudades de Ucrania. Y llevó a Zelensky a emitir otra mordaz petición de una zona de exclusión aérea, que los aliados de la OTAN han rechazado hasta ahora por temor a que los lleve a una confrontación directa con Rusia.

«Gente, los niños están bajo los escombros. ¡Atrocidad!», dijo Zelensky en su cuenta de Telegram después del ataque del miércoles, mientras cuestionaba si los aliados estaban «perdiendo» su humanidad. «¿Cuánto tiempo más el mundo será cómplice al ignorar el terror?».

«Tenemos que alentar a algunos líderes occidentales para que finalmente puedan hacer lo que se suponía que debían hacer el primer día de la invasión», dijo en un mensaje de video posterior publicado en Telegram. «Cierren el cielo ucraniano a los cohetes y las bombas rusos o dennos aviones militares para que podamos encargarnos de todo nosotros mismos». Un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia acusó a Ucrania de haber establecido posiciones de combate en el hospital, una afirmación que CNN no ha podido verificar.

‘¿Quiénes somos como país?’

Lo que las naciones democráticas del mundo están dispuestas a hacer ante las crecientes bajas ucranianas y los millones de refugiados que huyen del país es la pregunta más desconcertante que ahora enfrentan EE.UU. y sus aliados.

En una serie de sesiones informativas el miércoles, funcionarios estadounidenses, incluidos el secretario de Estado Antony Blinken, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, y el portavoz del Pentágono, John Kirby, insistieron en que Estados Unidos y sus aliados están haciendo todo lo posible para ayudar a los ucranianos en su defensa, sin tomar acciones provocativas que podrían arriesgar una guerra más amplia con Rusia.

Pero ha habido algunas grietas emergentes en el frente unificado que Estados Unidos está tratando de presentar. El representante demócrata Mike Quigley de Illinois, copresidente del Caucus del de Ucrania en el Congreso, cuestionó enérgicamente por qué los aliados siguen tan obsesionados con el hecho de que Ucrania no es miembro de la OTAN, argumentando que «la lucha ucraniana y el espíritu ucraniano son las mismas razones encarnadas en por qué formamos la OTAN en primer lugar».

«Podemos ser quisquillosos sobre si realmente importa si alguien despega de Polonia o Alemania, pero, en algún momento, tenemos que preguntarnos: ¿Quiénes somos como país? ¿Por qué formamos la OTAN? ¿Y vamos a permitir que esto suceda?», le dijo Quigley a Kate Bolduan en el programa «At This Hour» de CNN el miércoles. «Si alguien imagina que esto va a mejorar pronto, será un infierno prolongado en la Tierra».

La creciente presión sobre EE.UU. y sus aliados de la OTAN para que hagan más se destacó por el rechazo estadounidense al plan de Polonia de llevar los aviones de combate a Ucrania que Zelensky ha solicitado. A los funcionarios estadounidenses les tomó por sorpresa el anuncio de Polonia el martes de que estaba listo para transferir los aviones a través de la base aérea de Ramstein, un acontecimiento que expuso una posible división entre los aliados de la OTAN justo cuando la vicepresidenta Kamala Harris se preparaba para viajar a Polonia.

Kirby explicó que la comunidad de inteligencia cree que el hecho de que Estados Unidos asuma un papel de intermediario podría ser considerado por Putin como un «paso escalonado». Subrayó que Estados Unidos cree que la mejor manera de apoyar a Ucrania es proporcionando las armas y los sistemas «que más necesitan para derrotar la agresión rusa» y señaló que la fuerza aérea ucraniana todavía tiene «varios escuadrones de aviones totalmente aptos para misiones».

«Debemos tener cuidado con cada decisión que tomamos, para no empeorar el potencial de una escalada», dijo Kirby a los periodistas durante la sesión informativa del Pentágono del miércoles. Agregó que una mayor escalada podría complicar la vida del pueblo ucraniano, ya que existe la posibilidad de que «una guerra destructiva y terrible» se vuelva «aún más destructiva y terrible dado el hecho de que el Sr. Putin tiene otras capacidades a su disposición».

‘Nuestro objetivo es poner fin a la guerra, no expandirla’

Blinken, quien había respaldado la idea de proporcionar aviones de la era soviética a Ucrania a principios de esta semana, expresó sentimientos similares durante una conferencia de prensa conjunta con la secretaria de Exteriores británica, Elizabeth Truss, en la que esta dijo que el Reino Unido planea ayudar a Ucrania a proteger los cielos enviando «armamento antiaéreo».

Cuando Blinken y Truss fueron presionados sobre cómo responderían a los persistentes llamados de Zelensky para una zona de exclusión aérea, Blinken enfatizó que «nuestros dos países, y muchos otros, han hecho cosas extraordinarias para asegurarse de que los ucranianos tengan en sus manos los medios para defenderse efectivamente contra esta guerra optativa de Rusia».

  • OPINIÓN | Rusia tiene los tanques y las tropas. Ucrania tiene a Zelensky

Para evitar un mayor «derrame de sangre incesante y sin sentido», dijo Blinken, «nuestro objetivo es poner fin a la guerra, no expandirla».

Reconoció que a pesar de las «posibles rampas de salida» que EE.UU. y sus aliados le han ofrecido a Putin, su respuesta ha sido «pisar el acelerador y continuar por este horrible camino». Pero Blinken dijo que confiaba en las «sanciones devastadoras» y las presiones que Estados Unidos y sus aliados han impuesto a Rusia, en concierto con el coraje y la resiliencia del pueblo ucraniano, conduciría a «una derrota estratégica» de Putin, independientemente de cualquier ganancia táctica a corto plazo.

«Económicamente, las medidas que hemos tomado han borrado 30 años de progreso en la integración de Rusia en el mundo», agregó Blinken. «Este éxodo dramático de prácticamente todas las empresas internacionales de Rusia continúa mientras hablamos, y eso está teniendo un profundo impacto no solo hoy, sino a largo plazo. Así que creo que lo que esperamos es si el presidente Putin decide tratar finalmente de reducir las pérdidas que se infligió a sí mismo y al pueblo ruso. No podemos decidir eso por él. Todo lo que podemos hacer es continuar con este esfuerzo extraordinario para aumentar la presión sobre él».

La Casa Blanca advirtió el miércoles que Rusia podría usar armas químicas en Ucrania. Psaki, criticando lo que llamó afirmaciones falsas de Rusia de que Estados Unidos está desarrollando armas químicas en Ucrania, advirtió en Twitter que «todos deberíamos estar atentos a la posibilidad de que Rusia use armas químicas o biológicas en Ucrania, o cree una operación de bandera falsa usándolas».

Mientras continúa el debate sobre si las presiones son suficientes para detener a Putin, el Pentágono está desplegando miles de soldados adicionales en Europa, mientras envía armas defensivas como misiles Patriot a Polonia para contrarrestar cualquier amenaza potencial para los aliados de EE.UU. y la OTAN.

Estados Unidos y otros miembros de la OTAN han proporcionado hasta ahora a Ucrania 17.000 misiles antitanque y 2.000 misiles antiaéreos Stinger, según un alto funcionario estadounidense.

Y el miércoles por la noche, la Cámara de Representantes de EE.UU. aprobó un enorme proyecto de ley de financiamiento del gobierno que incluye US$ 13.600 millones en ayuda que Ucrania necesita desesperadamente. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, quien tuvo una llamada de 45 minutos con Zelensky el miércoles, dijo que habían hablado sobre el ataque al hospital de maternidad, así como sobre su solicitud de aviones de combate que los pilotos ucranianos pudieran pilotar.

Pero ella también rechazó su llamado a una zona de exclusión aérea: «Saben que no podemos ir allí. Putin está tratando de poner el cebo en la trampa para que entremos, y ese es el comienzo, podría ser el comienzo, de la Tercera Guerra Mundial».

Fuente:Univision.com

Written by: Editor

Rate it

Previous post

Highlights

¿Cuánto depende el mundo del petróleo de Rusia?

Después de que el presidente Joe Biden anunció la prohibición de las importaciones de petróleo, gas natural y carbón de Rusia por Estados Unidos en respuesta a la invasión de Ucrania, surge la pregunta sobre cuánto depende el mundo de la energía de Rusia. La medida tomada por Estados Unidos ha sido secundada por el Reino Unido — que pondrá en efecto la medida hacia finales de 2022—, mientras que los países […]

today03/09/2022 9


0%