Highlights

Estados Unidos probó con éxito un misil hipersónico en marzo y lo mantuvo en secreto para evitar tensiones con Rusia

today04/05/2022

Background
share close

Estados Unidos probó con éxito un misil hipersónico a mediados de marzo, pero lo mantuvo en secreto durante dos semanas para evitar una escalada de tensiones en las relaciones con Rusia antes de la visita del presidente Joe Biden a Europa, según un alto funcionario de defensa familiarizado con el asunto.

El prototipo de arma hipersónica de respiración aérea (HAWC, por sus siglas en inglés) fue lanzado desde un bombardero B-52 frente a la costa occidental en la primera prueba exitosa de la versión del sistema de Lockheed Martin, dijo el funcionario. Un motor de refuerzo aceleró el misil a gran velocidad, momento en el que se encendió el motor scramjet de respiración aérea y propulsó el misil a velocidades hipersónicas de Mach 5 y superiores.

El funcionario ofreció escasos detalles de la prueba del misil, señalando únicamente que este voló por encima de los 65.000 pies y durante más de 300 millas. Pero incluso en el extremo inferior del alcance hipersónico -unas 3.800 millas por hora- un vuelo de 300 millas es inferior a 5 minutos.

Estados Unidos probó con éxito un misil hipersónico en marzo y lo mantuvo en secreto para evitar tensiones con Rusia 

En esta foto de archivo del 8 de agosto, un B-52H Stratofortress asignado al 419º Escuadrón de Pruebas de Vuelo despega de la Base de la Fuerza Aérea Edwards, California.

La prueba se produjo días después de que Rusia dijera que había utilizado su propio misil hipersónico durante su invasión de Ucrania, afirmando que tenía como objetivo un almacén de municiones en el oeste del país.

Los funcionarios estadounidenses restaron importancia al uso que hicieron los rusos de su misil hipersónico Kinzhal. El secretario de Defensa, Lloyd Austin, dijo que no lo veía como «un cambio de estrategia» después de que los rusos anunciaran el lanzamiento del misil. Días después, el secretario de prensa del Pentágono, John Kirby, dijo que era «difícil saber cuál era exactamente la justificación» del lanzamiento, ya que apuntaba a una instalación de almacenamiento estacionaria.

«Es un mazo bastante importante para eliminar un objetivo como ese», dijo Kirby en ese momento.

El misil Kinzhal es simplemente una versión lanzada desde el aire del misil balístico de corto alcance ruso Iskander. En otras palabras, se trata de una variación de una tecnología establecida, en lugar de una revolución en el armamento hipersónico. La prueba de EE.UU. fue de un motor scramjet de respiración aérea más sofisticado y difícil. El misil HAWC tampoco tiene una cabeza explosiva, sino que se basa en su energía cinética para destruir el objetivo.

En el momento de dicha prueba estadounidense, Biden se preparaba para una visita a los aliados de la OTAN en Europa, que incluía una parada en Polonia, donde se reunió con el ministro de Asuntos Exteriores y el ministro de Defensa de Ucrania.

EE.UU. se ha cuidado de no tomar medidas ni hacer declaraciones que pudieran intensificar innecesariamente las tensiones entre Washington y Moscú. El viernes, EE.UU. canceló una prueba del misil balístico intercontinental (ICBM) Minuteman III para evitar cualquier mala interpretación por parte de Rusia. Austin ya había pospuesto la prueba a principios de marzo para evitar cualquier acción que pudiera ser malinterpretada por Rusia en un momento tan delicado.

En general, Estados Unidos también ha mantenido cierta discreción sobre las armas y los equipos que envía a Ucrania. Solo en el último paquete de ayuda a la seguridad de 300 millones de dólares, el Departamento de Defensa enumeró sistemas y armas específicas.

Estados Unidos también se ha opuesto a la transferencia de aviones de combate a Ucrania, preocupado por que el Kremlin pudiera interpretar esa medida como la entrada de Estados Unidos y de la OTAN en el conflicto de Ucrania.

Los funcionarios estadounidenses se mantuvieron en silencio sobre esta última prueba hipersónica durante dos semanas por razones similares, dijo el funcionario de defensa, con cuidado de no provocar al Kremlin o al presidente Vladimir Putin, especialmente cuando las fuerzas rusas ampliaron su bombardeo de Ucrania.

La prueba de EE.UU. es el segundo ensayo con éxito de un misil HAWC, y es el primero de la versión de Lockheed Martin. El pasado mes de septiembre, las Fuerzas Aéreas probaron el HAWC de Raytheon, impulsado por un motor scramjet de Northrop Grumman.

La prueba cumplió todos los objetivos principales, según un comunicado de prensa de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA), incluyendo la integración y liberación del misil, la separación segura del avión de lanzamiento, el disparo del propulsor y el crucero. También los funcionarios ofrecieron pocos detalles sobre el vuelo, sin mencionar la velocidad del misil ni la distancia que recorrió. El comunicado sólo afirmaba que el misil viajó a velocidades superiores a Mach 5.

EE.UU. ha puesto un renovado énfasis en las armas hipersónicas tras los exitosos ensayos rusos y chinos de los últimos meses, lo que agrava la preocupación en Washington de que EE.UU. se esté quedando atrás en una tecnología militar considerada fundamental para el futuro.

En el presupuesto de defensa para el año fiscal 2023, el gobierno de Biden ha solicitado 7.200 millones de dólares para armas de largo alcance, incluidos los misiles hipersónicos. En un informe del año pasado, la Oficina de Rendición de Cuentas del Gobierno identificó 70 esfuerzos relacionados con el desarrollo de armas hipersónicas, que se espera que cuesten casi 15.000 millones de dólares entre 2015 y 2024.

Un mes después de la primera prueba con éxito del HAWC, Estados Unidos sufrió un revés al fracasar la prueba de otro sistema hipersónico. El fracaso se produjo justo cuando se informó de que China había probado con éxito un vehículo de planeo hipersónico durante el verano y poco después de que Rusia afirmara haber probado con éxito su misil hipersónico lanzado desde un submarino, apodado Tsirkon.

Fuente: CNN.com

Written by: Editor

Rate it

Previous post

Highlights

El CEO de JPMorgan dice que la guerra en Ucrania ralentizará la economía y la situación podría «empeorar fácilmente»

Jamie Dimon, del JPMorgan, está preocupado por las poderosas ondas de choque en la economía provocadas por la combinación de la alta inflación y la guerra en Ucrania. Dimon, uno de los líderes empresariales más influyentes del mundo, advirtió este lunes en su carta anual a los accionistas que el conflicto supone una importante amenaza para la recuperación económica iniciada hace menos de dos años. El impacto de la guerra de […]

today04/04/2022


0%