Highlights

Republicanos de la Cámara de Representantes emitirán un mordaz informe que critica la retirada de Biden de Afganistán

today08/15/2022

Background
share close

En el punto álgido de la retirada de Estados Unidos de Afganistán, solo había 36 funcionarios del Departamento de Estado en el aeropuerto de Kabul para procesar a los afganos que intentaban evacuar, según un informe de los republicanos de la Cámara de Representantes que se publicará próximamente, a pesar de las afirmaciones del Departamento de Estado de que se habían aumentado los recursos para manejar a las multitudes que intentaban huir desesperadamente del país.

Esta cifra, que significaba que había «aproximadamente un funcionario consular por cada 3.444 evacuados», es uno de varios detalles no revelados previamente descritos en el informe sumamente crítico que examina la caótica retirada de Estados Unidos de Afganistán en agosto de 2021.

El informe de los republicanos de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, que se publica aproximadamente un año después de que la capital de Afganistán cayera en manos de los talibanes, revela nuevos detalles adicionales sobre el fracaso de la administración Biden para planificar y ejecutar adecuadamente la retirada de Estados Unidos de Afganistán. El informe, cuyo borrador final fue obtenido por CNN, también dice que la administración no retrató con precisión la naturaleza de los eventos en el terreno y no implementó un plan para evitar que los comandos afganos entrenados por los estadounidenses fueran reclutados por los adversarios de Estados Unidos.

«Muchos de los planes de evacuación de la administración Biden se realizaron en la primavera de 2021, algunos incluso antes de que el presidente anunciara el retiro de las tropas de Afganistán. Y (los planes) nunca se actualizaron a pesar de los avances en el campo de batalla de los talibanes, a pesar del deterioro de la situación de seguridad y a pesar de las evaluaciones de inteligencia revisadas”, dijo el representante Michael McCaul, el principal republicano de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara.

El presidente Joe Biden anunció a mediados de abril de 2021 que Estados Unidos retiraría todas las tropas restantes de Afganistán antes del 11 de septiembre de ese año, el vigésimo aniversario de los ataques terroristas que iniciaron la guerra de Estados Unidos allí. Si bien Biden siempre quiso poner fin a la participación de Estados Unidos en la guerra de Afganistán, atribuyó la decisión, en parte, al acuerdo negociado con los talibanes por la administración Trump, que tenía el compromiso de retirarse antes del 1 de mayo de 2021.

En las semanas y meses siguientes, legisladores de ambos partidos instaron a la administración a garantizar que se implementaran planes para garantizar la protección de los afganos que trabajaron para Estados Unidos durante el conflicto de casi dos décadas, incluidas las opciones de evacuación.

Tanto el Departamento de Estado como el Pentágono han realizado sus propias revisiones del retiro de Estados Unidos de Afganistán, pero ninguno de los Departamentos ha publicado ninguna conclusión. La revisión del Pentágono está en curso, mientras que el Departamento de Estado concluyó la suya en marzo, según una fuente familiarizada con la revisión. El retraso de su publicación se debe, en parte, a un proceso de revisión interinstitucional lleno de preocupaciones sobre la política, la óptica y la implementación efectiva de las lecciones aprendidas.

Algunas conclusiones del informe sobre la retirada de Afganistán

El informe de la Cámara de Representantes encontró que no fue sino hasta mediados de junio de 2021 que la Embajada de Estados Unidos en Kabul celebró una reunión del Equipo de planificación operativa (OPT) con miembros del ejército y diplomáticos de EE.UU. centrada en la planificación previa de las operaciones de evacuación de no combatientes (NEO). La reunión fue descrita por un oficial militar estadounidense involucrado como «la primera vez» que la embajada comenzó a «considerar la posibilidad de una NEO».

Debido a la «total falta de planificación adecuada por parte de la administración de Biden» hubo consecuencias: los vuelos de evacuación «despegaban a solo alrededor del 50% de su capacidad» cinco días después del NEO, dice el informe. El reporte hace referencia a un procesamiento lento, que condujo al caos: un proceso de evacuación del gobierno tan caótico y desordenado que incluso los empleados de la vicepresidenta Kamala Harris y la primera dama Jill Biden se pusieron en contacto con grupos externos para tratar de sacar a la gente, representantes de la grupos le dijeron a la comisión.

Los vuelos de evacuación de Afganistán en su mayoría llevaban hombres

El informe encontró que aquellos que pudieron salir en esos vuelos de evacuación eran en su mayoría hombres, a pesar de las preocupaciones, que ahora se han confirmado, de que las mujeres fueran despojadas de sus libertades cuando los talibanes tomaron el poder.

«Ahora sabemos a través de datos de los Departamentos de Estado y Seguridad Nacional que solo aproximadamente el 25 por ciento de las personas evacuadas durante la NEO en Afganistán eran mujeres o niñas. Para poner esta cifra en contexto, históricamente, las mujeres y las niñas representan más de la mitad de salidas de refugiados de emergencia”, escribió en el informe la embajadora Kelley Currie, embajadora general de la Oficina de Asuntos Globales de la Mujer del Departamento de Estado bajo la administración Trump.

Cuando cayó Kabul y el entonces presidente afgano Ashraf Ghani huyó del país, dos altos funcionarios estadounidenses, el general Kenneth «Frank» McKenzie, el entonces jefe del Comando Central de EE.UU., y Zalmay Khalilzad, el entonces representante especial para Afganistán que negoció el acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes bajo Trump, se reunió con funcionarios talibanes en Doha, donde el grupo militante ofreció a Estados Unidos el control de la seguridad de la ciudad capital.

McKenzie testificó que rechazó la oferta y le dijo al Congreso en septiembre de 2021: «Esa no era la razón por la que estaba allí, esa no era mi instrucción y no teníamos los recursos para llevar a cabo esa misión».

Sin embargo, Khalilzad le dijo a la comisión que pensó que «podríamos haberlo considerado», dice el informe. El exfuncionario también dijo que Estados Unidos no ordenó a los talibanes que se mantuvieran fuera de Kabul.

“No dijimos, ‘no vayan’. Les aconsejamos que tuvieran cuidado», dijo Khalilzad, según el informe. Mientras tanto, los funcionarios estadounidenses habían dicho repetidamente que Estados Unidos apoyaba las conversaciones de paz entre los talibanes y el gobierno de Ghani.

Aquellos que intentaban huir de la ciudad se vieron obligados a lidiar con la amenaza de los talibanes mientras intentaban llegar al aeropuerto, donde miles se reunieron frente a las puertas en un intento desesperado por entrar y tomar un vuelo. Y en los primeros días de la evacuación, la operación del aeropuerto estaba tan mal dirigida que grupos de afganos llegaron a la pista de aterrizaje y trataron desesperadamente de retener los aviones que partían.

«Dado que la administración cedió el control de Kabul a los talibanes, fue una situación muy desafiante tácticamente. Pero fueron las decisiones que tomaron, o en algunos casos evitaron tomar, las que llevaron a esa situación tácticamente desafiante», dijo McCaul.

La portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, Adrienne Watson, dijo que el informe «está plagado de caracterizaciones inexactas, información cuidadosamente seleccionada y afirmaciones falsas» y que «aboga por una guerra sin fin y por enviar aún más tropas estadounidenses a Afganistán».

Mientras se desarrollaba ese caos, el informe argumenta que la administración «engañó repetidamente al público estadounidense» al intentar minimizar la sombría situación en el terreno y, en cambio, pintar una imagen de competencia y progreso.

El informe yuxtapone los comentarios de los funcionarios del Departamento de Estado con memorandos internos, como uno del 20 de agosto que decía que al menos siete afganos habían «muerto mientras esperaban fuera de las puertas de acceso del HKIA (Aeropuerto Internacional Hamid Karzai en Kabul)» y que los talibanes se «negaban a aceptar los restos» de los cadáveres que estaban siendo almacenados en el aeropuerto.

«En un momento, el vocero del Departamento de Estado, Ned Price, animaba a la gente a dirigirse al aeropuerto y le decía a la prensa que la evacuación era ‘eficiente y efectiva’, pero las puertas del aeropuerto estaban cerradas y los memorandos internos hablaban de cómo había demasiados cadáveres en el aeropuerto y no saben cómo lidiar con todos ellos», dijo McCaul.

La administración de Biden se negó a participar en el informe sobre Afganistán

La comisión de la cámara solicitó la transcripción de entrevistas con más de 30 funcionarios de la administración, pero la administración de Biden se negó a participar. Para el informe, la comisión se basó en entrevistas e información de denunciantes, conversaciones con personas que estaban en Kabul durante la retirada y viajes de investigación a la región.

El Departamento de Estado rechazó la idea de que no había cumplido con los esfuerzos de supervisión del Congreso.

«Hemos brindado más de 150 sesiones informativas a los miembros y al personal sobre Afganistán desde el NEO, cubriendo una amplia gama de temas, incluida la retirada, mujeres y niñas, operaciones de reubicación, contraterrorismo y conversaciones con los talibanes», dijo un portavoz del Departamento de Estado, que agregó que el Secretario de Estado Antony Blinken había testificado en dos audiencias sobre Afganistán.

Los republicanos que lideran esta investigación son minoría, lo que significa que no tienen poder de citación, sin embargo, han indicado que emitirán citaciones y continuarán investigando el retiro si su partido se hace cargo de la Cámara en las elecciones de este año. Están llamando a esto un informe provisional.

El informe también dice que la administración fracasó, incluso meses después de la retirada, en tomar medidas que impidieran que los comandos afganos entrenados por Estados Unidos fueran reclutados por adversarios estadounidenses como Irán, China o Rusia.

«El gobierno de Estados Unidos evacuó a unos 600 miembros del personal de las fuerzas de seguridad afganas que ayudaron en la evacuación brindando seguridad perimetral y otras funciones, pero representan una fracción muy pequeña de las unidades entrenadas por EE.UU. que lucharon junto a las tropas estadounidenses. E incluso aquellos que tuvieron la suerte de volaron se han encontrado varados en terceros países», dice el informe, y agrega que 3.000 fuerzas de seguridad afganas huyeron a Irán según un informe de SIGAR de principios de este año.

Hasta julio, la administración de Biden aún no tenía un plan para priorizar la evacuación de estos afganos de la región, y el Departamento de Estado esperaba una decisión política del NSC, dice el informe.

Fuente: CNN.com

Written by: Editor

Rate it

Previous post

Donald Trump

Highlights

La defensa del aborto y candidatos de Trump salen vencedores: claves de las primarias de Kansas, Michigan, Missouri, Arizona y Washington

Varios candidatos respaldados por el expresidente se impusieron en la votación de este martes. La nota más sorpresiva e impactante de la jornada fue el triunfo del NO en el referéndum sobre más restricciones al aborto en Kansas. Las primarias demócratas y republicanas celebradas el martes en cinco estados dejaron dos grandes resultados: la sorprendente derrota de una enmienda constitucional antiaborto en Kansas y el triunfo de candidatos respaldados por el expresidente Donald […]

today08/03/2022 4


0%