Highlights

Los demócratas enfrentan un escenario de pesadilla en la víspera de las elecciones: la economía eclipsa temas como el aborto y la democracia

today11/07/2022 4

Background
share close

Los demócratas cierran su campaña para las elecciones intermedias este lunes enfrentando el escenario de pesadilla que siempre temieron: con los republicanos organizando un alegre referéndum sobre la presidencia en apuros de Joe Biden y el fracaso para controlar la inflación.

Las esperanzas de que los demócratas pudieran usar la anulación del derecho al aborto por parte de la Corte Suprema y una ráfaga de victorias legislativas para evitar la clásica derrota en las elecciones intermedias de un partido en el poder son ahora un recuerdo. Biden se enfrenta a un entorno político sombrío debido al máximo de 40 años en el costo de vida, y sus esperanzas de un rápido repunte el próximo año se ven empañadas por los crecientes temores de una recesión.

En vísperas de las elecciones, los demócratas corren el riesgo de perder el control de la Cámara de Representantes y los republicanos tienen cada vez más esperanzas de lograr una mayoría en el Senado que dejaría a Biden bajo asedio mientras comienza su candidatura a la reelección y con el expresidente Donald Trump aparentemente listo para anunciar su propia campaña para un regreso a la Casa Blanca en cuestión de días.

Es demasiado pronto para autopsias. Cuarenta millones de estadounidenses ya han votado. Y la incertidumbre arraigada en las encuestas modernas significa que nadie puede estar seguro de que se avecina una ola roja. Los demócratas aún podrían aferrarse al Senado incluso si la Cámara cae.

Pero la forma en que cada lado está hablando en la víspera de las elecciones y la franja de territorio azul, desde Nueva York hasta el estado de Washington, que los demócratas están defendiendo ofrecen una imagen clara del impulso republicano.

Una nación políticamente dividida por la mitad, que está unida solo por un sentimiento de insatisfacción con su trayectoria, se está acostumbrando a utilizar repetidamente las elecciones para castigar al partido con más poder.

Eso significa que los demócratas están más expuestos esta vez.

Si el partido del presidente recibe una paliza, habrá muchas acusaciones demócratas sobre la estrategia de mensajes de Biden sobre la inflación, una fuerza perniciosa que ha perforado millones de presupuestos familiares.

Al igual que en la carrera para gobernador perdedora del año pasado en Virginia, estado en que el presidente ganó por 10 puntos en 2020, los demócratas están cerrando la campaña advirtiendo sobre los riesgos para la democracia y la influencia de Trump, mientras que los republicanos creen que están abordando el tema que más preocupa a los votantes.

“Aquí es donde están los demócratas: niegan la inflación, niegan el crimen, niegan la educación”, dijo la presidenta del Comité Nacional Republicano, Ronna McDaniel, en “State of the Union” de CNN el domingo.

Hilary Rosen, consultora demócrata desde hace mucho tiempo, dijo en el mismo programa que su partido había juzgado mal el estado de ánimo del electorado.

“Soy una demócrata leal, pero no estoy feliz. Solo creo que estamos… no escuchamos a los votantes en esta elección. Y creo que vamos a tener una mala noche”, dijo Rosen a Dana Bash de CNN.

“Y esta conversación no va a tener mucho impacto el martes, pero espero que tenga un impacto en el futuro, porque cuando los votantes te digan una y otra vez que les importa principalmente la economía, escúchalos. Dejen de hablar de que la democracia está en juego”.

Rosen no es la única figura clave de la izquierda incómoda con la estrategia de mediano plazo. El excandidato presidencial demócrata Bernie Sanders, senador independiente de Vermont, instó a la Casa Blanca a hacer más para enfatizar las preocupaciones económicas en las últimas semanas, aunque reconoció la crisis de la democracia y la importancia del derecho al aborto. En retrospectiva, parece que los demócratas tardaron en reconocer que un período favorable durante el verano, impulsado por la caída de los precios de la gasolina y una buena racha del presidente al aprobar la legislación, no duraría lo suficiente para compensar un entorno político ruinoso causado por la economía.

Las severas advertencias de Biden sobre la democracia

En efecto, el énfasis de Biden sobre la amenaza que representa Trump para las instituciones políticas de EE.UU. esencialmente les pide a los votantes que prioricen la base histórica del sistema político estadounidense sobre sus propios temores económicos más inmediatos.

Es un mensaje que resuena fuertemente en Washington, donde las cicatrices de la insurrección del Capitolio de Estados Unidos se sienten profundamente. Y es innegablemente importante porque está en juego la supervivencia de la democracia más importante del mundo. Después de todo, Trump incitó una insurrección que intentó frustrar la tradición ininterrumpida de transferencias pacíficas de poder entre presidentes.

Pero fuera de la burbuja de Beltway de políticos y periodistas, la democracia se siente como un concepto mucho más distante y esotérico que la lucha diaria para alimentar a una familia y poder permitirse viajar al trabajo. Desde Pensilvania hasta Arizona, el regreso a la normalidad después de la pesadilla del covid-19 que prometió Biden sigue siendo difícil de alcanzar para muchos, ya que persisten los efectos económicos posteriores de la emergencia de salud única en un siglo.

La imposibilidad del entorno político para los demócratas quedó al descubierto en una encuesta de CNN/SSRS publicada la semana pasada. Alrededor del 51% de los votantes probables dijeron que la economía fue el tema clave para determinar su voto. Solo el 15% mencionó el aborto, un hallazgo que explica cómo el campo de batalla electoral se ha inclinado hacia el Partido Republicano. Entre los votantes para quienes la economía es su principal preocupación, el 71% planea votar republicano en su distrito de la Cámara. Y el 75% de los votantes piensa que la economía ya está en recesión, lo que significa que es probable que los esfuerzos de Biden para enfatizar áreas económicas innegablemente sólidas, incluida la tasa de desempleo sorprendentemente baja, caigan en saco roto.

Lo que Biden dijo sobre la economía

Es demasiado simplista decir que Biden ha ignorado el impacto de la inflación, o que no entiende el dolor que le está causando al país.

La premisa de su presidencia y toda su carrera política se ha basado en restaurar el equilibrio de la economía y restaurar una medida de seguridad para los estadounidenses de clase media y trabajadora. Sus éxitos legislativos podrían reducir el costo de la atención médica para las personas mayores y crear una economía verde diversificada que proteja a los estadounidenses de futuros altos precios de la energía en medio de la agitación mundial. Pero los beneficios de tales medidas tardarán años en llegar. Y millones de votantes están sufriendo ahora y no han escuchado un plan viable del presidente para bajar rápidamente los precios a corto plazo.

Tampoco hay garantía de que los planes de los republicanos de extender los recortes de impuestos de la era Trump y ordenar nuevas perforaciones energéticas tengan mucho impacto en la crisis inflacionaria. Y un gobierno dividido probablemente significaría un punto muerto entre dos visiones económicas enfrentadas. Pero la elección se ha convertido en un vehículo para que los votantes expresen su frustración, sin esperanza inminente de que las cosas mejoren pronto.

Biden ha recurrido a resaltar los puntos brillantes de la economía, alegando haber reactivado la fabricación, una alta creación de empleo y un gran esfuerzo para competir con China. Ahora está advirtiendo que los republicanos destruirían el Seguro Social y Medicare, de los que dependen muchos estadounidenses al jubilarse.

Y en la práctica, no hay mucho que un presidente pueda hacer por su cuenta para reducir rápidamente la inflación. La Reserva Federal está a la cabeza y la estrategia del banco central de aumentar las tasas de interés podría desencadenar una recesión que podría acechar aún más a la presidencia de Biden.

La inflación y los altos precios de la gasolina también son un problema mundial y se han visto agravados por factores que escapan al control de Biden, incluida la guerra en Ucrania y los problemas de la cadena de suministro provocados por la pandemia. Al mismo tiempo, sin embargo, los economistas están debatiendo la sabiduría de los proyectos de ley de alto gasto de Biden que enviaron miles de millones de dólares a una economía sobrecalentada. Y la reiterada minimización por parte de la Casa Blanca del aumento del costo de vida como “transitorio” calculó mal la situación y fue otra cosa que golpeó la credibilidad de Biden, además de la confianza que algunos votantes perdieron en él durante la retirada de Estados Unidos de Afganistán el año pasado.

El Partido Republicano también obtuvo exactamente lo que quería, ya que Trump retrasó su esperado anuncio de campaña hasta después de las elecciones intermedias, lo que privó a Biden de la oportunidad de dar forma a esta elección como un choque directo con un predecesor insurreccional a quien derrotó en 2020 y que sigue siendo ampliamente impopular. Tal confrontación podría haber permitido al presidente amortiguar el impacto de sus propios bajos índices de aprobación y ganarse a los votantes que aún desprecian al expresidente llevado a juicio políticos en dos ocasiones.

Irónicamente, las dificultades de Biden para enmarcar un mensaje económico creíble podrían provocar la misma crisis de la democracia de la que advierte.

Cualquier mayoría republicana entrante estaría dominada por radicales pro-Trump. Los posibles presidentes de las comisiones ya han señalado que harán todo lo posible para desviarse de la culpabilidad de Trump en la insurrección del 6 de enero de 2021 e ir tras el Departamento de Justicia mientras continúa con varias investigaciones criminales sobre la conducta del expresidente. Y la elección del martes podría dar paso a decenas de negacionistas electorales en cargos estatales que podrían terminar controlando las elecciones presidenciales de 2024 en algunos campos de batalla clave. El dominio republicano de las legislaturas estatales podría reducir aún más los derechos de voto.

La alta inflación también ha sido siempre una fuerza tóxica que alimenta el extremismo político y tienta a algunos votantes a sentirse atraídos por demagogos y radicales cuyo credo político se basa en avivar el resentimiento y estigmatizar a los forasteros.

Si los demócratas pierden en grande el martes por la noche, Trump será uno de los beneficiados.

Fuente: CNN.com

 

Written by: Editor

Rate it

Previous post

DACA

Highlights

El servicio de inmigración procesa renovaciones bajo el nuevo reglamento de DACA: te explicamos cómo funciona

Por orden de un tribunal de Texas emitida el año pasado, el nuevo reglamento de DACA solo puede procesar renovaciones de amparos de deportación y autorizaciones de empleo. Y el gobierno solo puede recibir, pero no adjudicar, nuevas solicitudes. El gobierno anunció que comenzó a procesar renovaciones bajo la regla final de DACA que entró en vigor el 31 de octubre y reemplaza la norma activada el 15 de junio de 2012, durante el […]

today11/04/2022 8


0%