Lo bueno y lo malo que le trae Kamala Harris a la campaña de Joe Biden

Noticias Populares

La policía arresta a más de 100 personas en Ocean City durante un rally de autos H2Oi no autorizado

OCEAN CITY, Md. - En Ocean City, cientos de policías se prepararon para lo que resultaría ser un...

The New York Times: Trump no pagó impuestos sobre la renta en 10 de los últimos 15 años a partir de 2000

Donald Trump no pagó impuestos federales sobre la renta en 10 de los 15 años a partir del 2000...

Tribunal federal ordena al gobierno de Trump que el conteo del censo continúe hasta el 31 de octubre

Una jueza de distrito de California anula la decisión de la Oficina del Censo de finalizar el...

Phoca Facebook Comments

Share on Myspace
Facebook Application ID is empty

Lo bueno y lo malo que le trae Kamala Harris a la campaña de Joe Biden

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

El virtual candidato presidencial demócrata se decanta por Kamala Harris, hija de inmigrantes y mujer de color que le permite al Partido Demócrata enviar un mensaje inclusivo hacia las minorías y a los inmigrantes que puede aportarle energía a la campaña.

La designación de Kamala Harris como candidata a la vicepresidencia de Joe Biden concede al Partido Demócrata una primera obvia ventaja: incluir a las minorías étnicas en su fórmula presidencial durante una etapa de gran fricción racial en la sociedad estadounidense.

Harris, de 55 años, es afroestadounidense y su nombramiento como compañera de boleta satisface las insistentes demandas de ese bloque electoral, cuyo respaldo permitió a Joe Biden alcanzar la nominación partidista cuando en la fase inicial de la primaria su candidatura parecía hundirse, y que deseaba verse incluido en un puesto de liderazgo.

Como hija de inmigrantes, el partido también lanza un guiño a otro bloque de votantes. No solo a los hispanos, que serán la primera minoría de votantes este año, sino a los asiático estadounidenses y otras comunidades, en buena parte porque Harris tiene raices de la India por parte de su madre.

De su experiencia como fiscal en California, primero, y como senadora del estado, despúes, salen los elementos que algunos consideran que serán aportes positivos para la campaña de Biden, Y de allí también sale la munición que usarán los republicanos para hundir la fórmula demócrata.

Acá presentamos algunos elementos a favor y otros en contra de la entrada de la senadora Harris en la contienda por la presidencia ante Donald Trump y Mike Pence.

Aunque en líneas generales, es un tema en permanente debate entre expertos el determinar cuánto aporta el candidato a la vicepresidencia a la hora de ganar la Casa Blanca.

JOVEN MUJER DE COLOR

La designación de Harris es histórica, porque es la primera mujer de minoría que recibirá la nominación a vicepresidenta de un gran partido. 

Y si los demócratas se imponen en noviembre, la presencia de la senadora podría ganar aún más trascendencia desde la Casa Blanca La presión para que Biden escogiera a una mujer de raza negra aumentó de manera importante desde que George Floyd muriera en mayo a manos de un policía blanco. Biden no se comprometió públicamente a designar una vicepresidenta de grupo étnico específico incluso durante las protestas contra el racismo y la brutalidad policial que sacudieron a numerosas ciudades. Pero al final, lo hizo. Si Biden -actualmente de 77 años- decidiera no buscar la reelección en 2024, Harris tendrá entonces 59 años y quedaría no solo como la candidata natural a la presidencia sino también en el liderazgo del Partido Demócrata.

MODERADA CON VISOS LIBERALES

Biden, un moderado, escoge así a otra moderada para ayudarle a liderar el partido durante el futuro inmediato en lugar de haber tendido un puente obvio hacia el ala más liberal si hubiese seleccionado a la también senadora Elizabeth Warren. 

Algunas organizaciones halagan a la senadora californiana por considerar que ha procurado igualdad en el acceso a la atención médica y una reforma policial.Harris ha demostrado tener buena oratoria y no comete errores cuando habla en público. De hecho, ha demostrado su experiencia como fiscal sometiendo a funcionarios del gobierno de Donald Trump a intensos interrogatorios durante audiencias en el Senado.

El episodio más famoso fue el careo que tuvo con Bret Kavanaugh, cuando le preguntó durante las audiencias de confirmación del hoy magistrado de la Corte Suprema. De hecho, en su primera reacción al anuncio de la selección de Harris como candidata a la vicepresidencia el presidente Trump dijo que “no olvida” lo que describió como un interrogatorio desagradable.

 

CAMBIOS DE AGENDA

Harris es una política que empezó su carrera en San Francisco, la cuna de la corriente liberal del Partido Demócrata. Sectores conservadores consideran que promueven posiciones extremistas, pese a que su principal representante, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, una líder pragmática capaz de moderar las diferentes facciones del partido.

El equipo de campaña de Trump inmediatamente empezó a describir a Harris como la "falsa Kamala" y la acusó de ser una izquierdista "radical".

Hasta el momento Trump no ha logrado endilgarle a Biden el adjetivo de izquierdista radical, y queda por ver si tendrá más éxito cuando se refiera así sobre Harris.

Durante su fallida campaña por la nominación demócrata Harris pareció irse más a la izquierda en la competencia con los héroes del ala progresista como Elizabeth Warren y Bernie Sanders. Después fue retomando posiciones más de centro, con lo que desdibujó su perfil político y perdió el impulso para mantenerse en la carrera.

Su candidatura por la nominación presidencial demócrata tuvo un momento estelar en el primer debate de las primarias, cuando criticó a Biden por la oposición que tuvo como senador durante la década de 1970 a las rutas de autobuses escolares diseñadas para reducir la segregación racial en las escuelas.Harris describió durante un debate a una niña que se había beneficiado de esas rutas de transporte y acto seguido dijo "esa niñita fui yo". El intercambio le dio una ventaja en las encuestas que se difuminó rápidamente.

En sus primeros ataques contra Harris, la campaña del presidente Trump refrescó ese intercambio ocurrido en junio de 2019 en un intento por hacer mella entre el electorado negro demócrata poniendo en duda el compromiso de Biden con los intereses de esa comunidad.

FISCAL CALIFORNIANA

Grupos liberales han criticado la trayectoria de Harris como fiscal de distrito en San Francisco y como fiscal general de California por haber sido demasiado severa en algunos casos.

Mercedes Schlapp, asesora principal de la campaña republicana, acusó a Harris de estar "dispuesta a abandonar sus principios con la esperanza que los votantes hispanos se olviden de su historial como una fiscal para así apaciguar a los extremistas anti-policía que controlan el Partido Demócrata".

Aunque en los últimos meses, a raíz de la muerte de George Floyd a manos de un policía blanco en Minneapolis, Harris se convirtió en una de las principales promotoras de una reforma policial que acabe con el abuso institucional contra negros y otras minorías, muchos recuerdan que Harris fue una dura fiscal.

Esa es otra línea de ataque que previsiblemente ensayarán los republicanos para contrarrestar el posible efecto positivo que tenga entre los afroestadounidenses la selección de Harris dentro de la fórmula presidencial demócrata.

 Fuente: Univision.com